jueves, 12 de abril de 2012

Eduardo Luis Duhalde (el bueno)

jueves, 12 de abril de 2012

“esa década que es muy rica, mucho mas rica que la del 70. La del 70 tiene mucho olor a pólvora, pero la de la riqueza intelectual es la de la década del 60, la del debate, de la escritura, del pensar; la del 70 es la crispación de los 60”

Eduardo Luis Duhalde

Tuve el gran placer de conocerlo en una de sus ultimas entrevistas, días después tuvo la operación y su adiós. Fue raro, llegue a el por una suposición de datos, creyendo que podría ayudarme a entender un poco mas a quien fue mi abuelo. Martin Campos, poeta de Barrilete, periodista, medico, un heredero de los malditos según una vez leí decir sobre él.

Martin Campos
El único dato que tenia, era que junto a Ortega peña en la editorial Sudestada, publicaron un libro de mi abuelo “El Almanaque”. Y me mande, y para sorpresa me contesto y me encontré frente a un gran hombre, abierto, sencillo y predispuesto a ayudar aunque minima sea su posibilidad.


“Sabes yo soy historiador también y recomponer historias es algo muy importante y esa búsqueda tuya me parece que merece ser apoyada aunque no tenga tal vez nada significativo para contarte”

Esa nada significativa fueron 36 minutos de historia viva con un intelectual de primer nivel. Hoy escuchando sus palabras siento que quedaron tantas preguntas por hacer.

¿Que fue el proyecto de la editorial Sudestada y que fines se buscaban?

“..en el año 1967 nosotros fundamos con Rodolfo Ortega peña la editorial Sudestada con muy poco capital. Éramos abogados de sindicatos y presos políticos, y creíamos que era necesario crear una editorial con un sesgo amplio pero de rescatar lo nacional y darle lugar a escritores que no tenían espacio en las editoriales comerciales. Editamos en dos años unos 80 libros y bueno termino en la quiebra la editorial sudestada, puesto que nosotros no editamos en el rédito comercial que van a tener esas obras, sino que editamos muchos autores que era su primer obra o autores poco conocidos.”

“Jorge Abelardo ramos, político e historiador, decía que había que tener cuidado de no olvidarse la libreta de direcciones en el despacho nuestro porque lo editábamos. Vivíamos buscando obras para editar. Incluso editamos diverso histórico del siglo 19, sobre todo lo que fue la lucha con los indios de 1820 a 1860.”

¿Como recuerda a mi abuelo, Martin Campos, en aquel momento cuando publicaron su libro?

“El recuerdo físicamente, a pesar de los cuarenta y pico de años que trascurrieron, aunque yo no tuve mucho trato con Martin campos, era periodista y creo que en esa época estaba en confirmado. Hoy haciendo un poco de memoria me parece que era la revista Confirmado. No recuerdo quien nos lo recomendó, tal ves o fue Roberto Carri o Mario Esposito, publicamos una novela en ese tiempo. Nos trajeron el libro, nos gustó, y lo editamos este a ver déjame verlo. Editamos a Mario Esposito “la derrota” después editamos “el almanaque” y no llegamos a editar el que esta acá anunciado de Gobello. Hace como diez años volvína a leerlo de nuevo.”


“Lo recuerdo, por lo menos como lo recuerdo yo físicamente, grandes entradas tenía en ese momento , no era muy alto pero es una imagen de hace 45 años. Muy serio, porque la editorial funcionaba en el estudio jurídico nuestro y se armaban algunas tertulias de los autores que aparecían . Yo lo recuerdo como siempre muy medido, muy que iba a la suyo, tal vez te diría hasta tímido con su lanzamiento editorial.”


“Se vendió bien, no se porque Martin, que lo llevo a dejar la escritura o ser tan autocrítico con su propia escritura (…) este libro no se debe haber hecho menos de 3000 ejemplares o 5000. Después nosotros regalábamos muchos libros porque estabas insertos en la política, en ese movimiento intelectual político y bueno cada ves que venía uno se llevaba un libro, venia uno a visitar y se llevaba el paquete de libros.”


“Y me parece muy bien que estés reivindicando a tu abuelo y tratando de entenderlo, porque evidentemente en ese momento el valoraba lo suyo como para traer los originales para editarlo, que raro que haya renunciado…”

La charla derivo intentando entender las orientaciones políticas que llevaron a mi abuelo publicar con ellos su libro “El Almanaque” e hilar la poca información con la que cuento junto con las posiciones que Duhalde y Ortega Peña defendían en aquellos años

“Yo no me lo cruce más a martin después de esa época. En ese tiempo en esa década, esa década que es muy rica, mucho mas rica que la del 70. La del 70 tiene mucho olor a pólvora, pero la de la riqueza intelectual es la de la década del 60, la del debate, de la escritura, del pensar; la del 70 es la crispación de los 60.”

“… nosotros en esa época teníamos una militancia del peronismo revolucionario, estábamos muy cerca de John Willian Cooke, de Arregui, y era notoria nuestra identidad política”

Tengo una nota del 73 donde en forma de autocrítica el critica a quienes no creían que el peronismo no era revolucionario en el 45 y más el afirma que fue revolucionario.

“y sino no hubiera venido a que lo editáramos nosotros. Evidentemente te dijo porque nosotros no éramos editores comunes sino que éramos militantes políticos que tenían una editorial.”

Horacio salas me decía que tenía problemas con la izquierda porque lo tildaban de Rosista, y de alguna forma lo criticaban.

“bueno nosotros reivindicaba también a Juan Manuel de Rosas, sin duda había afinidades por la cual el apareció en la editorial y nosotros lo editábamos.”

Para el final quedaron las amigos en comunes, los conocidos que cruzaron sus historias. Y terminamos hablando de Horacio Salas y Ernesto Sábato. Y los caminos de mi búsqueda se siguen ramificando, como si mi abuelo aun jugara a los escondidas con su nieto.

“Horacio salas fue compañero de colegio mío. En distintas etapas de la vida fui encontrándome con Horacio, fuimos compañeros del exilio, cada tanto nos hemos encontrado y tengo mucho afecto por él. Hace un tiempo que no lo veo, pero bueno la gestión es una cosa muy absorbente, es una máquina de picar carne la gestión del estado y más en esta temática.”

Atravesó los 60 y 70 no quedo nadie que no haya conocido y con todos tuvo en algún momento algún chispazo. Fue muy amigo de Ernesto Sábato y de un día para el otro se peleó.

“sanamente se peleó.”

Horacio Salas que los conoció a ambos nunca supo por que se pelearon.

“bueno Sábato ha tenido a lo largo de su vida posiciones muy oportunistas.”

Mi abuelo nunca dejo de criticarlo.

“habla bien de tu abuelo.”

Cerramos la entrevista, el siguió con su labor, y sus palabras hoy quedan retumbando. Tantas preguntas nuevas que no pude hacer. Tantas respuestas quedaron esperando. Fue solo un pequeño momento en las historia de mi abuelo, pero cargado de sentido político. En un libro que fue su ruptura con la escritura y que hoy mantiene una vigencia terrible y viva sobre los grandes lineamientos que recorrieron los debates en los 60 en nuestro país.

Entrevista realizada por Pablo Campos

1 comentarios:

MC. Operador Visceral dijo...

Ufff que bueno che. Tenés un documento allí.

Related Posts with Thumbnails
 
Al cielo un barrilete. Design by Pocket