miércoles, 6 de febrero de 2013

El huevo o la gallina

miércoles, 6 de febrero de 2013

Los grandes poderes concentrados, a través de gobiernos antidemocráticos, luego democráticos pero entreguistas neoliberales,  y conglomerados mediáticos oligopólicos, centraron su discurso en demonizar a los 70 para justificar el posterior golpe cívico-militar. Logrando instituir la teoría de los dos demonios gracias a los servicios del señor Sábato en su labor dudosa en la CONADEP.  


Que viene primero el huevo o la gallina. Que viene primero la violencia revolucionaria (me niego rotundamente a llamarla subversiva o terrorista) o la violencia de los grupos concentrados de poder fáctico con el uso del ejercito como fuerza de choque antidemocrático.

 Jose Pablo Feinmann nos dice: “…creo honestamente que la tragedia, la culpa de la tragedia la tiene el Estado antiperonista y gorila que gobierna desde el 55 al 73, proscribieron al peronismo y a su líder, ahí muere Aramburu porque surge una juventud sofocada bajo una tiranía, bajo una dictadura que la autoriza a la violencia…” (Historia y Pasión. Juan Pablo Feinmann y Horacio González, Ed. Planeta,2013, pag.107/108)

Ahhh, epa, resulta que antes del 73 existía un país, existía una historia, existieron 28 años de proscripción de las masas populares, del pueblo. Se turnaron gobiernos militares con seudo democracias débiles que nunca terminaban sus mandatos. Que se podía esperar de esos gobiernos si las mayorías populares estaban prohibidas, lejos estaban de ser verdaderas democracias.

Entonces JP Feinmann con sus palabras nos abre el juego, nos señala que la historia no nace de un repoyo, y que los procesos sociales no aparecen de la nada misma. Descubrimos el telón que construyeron para que no viéramos nuestra historia, sino la historia que ellos querían dejarnos ver.

Un gran hombre, que a pesar de su desaparición física, sigue vivo en un pueblo que no quiso olvidar, Rodolfo Walsh supo encontrarles las palabras justas:…”nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengas héroes ni mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separadas de las luchas anteriores; la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan. La historia aparece así como propiedad privada, cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas.”



Hoy, creo que en eso estamos, reivindicando a aquellos jóvenes de los setenta estamos aprendiendo de sus aciertos y errores, y sobre todo apropiándonos de la historia, de nuestra historia. Por eso el gorila, el oligarca, siempre estará en contra de revisar el pasado, de rever la historia que ellos nos escribieron, ellos saben muy bien lo que tapan y ocultan.

La vuelta del molan de terracota - Daniel Santoro


Este humilde servidor no cree en ver la historia como fechas inmóviles en el tiempo. Todo lo contrario, creo en ver la historia como una marea en constante movimiento, donde las masas empujan y se contraen creando constantes crisis y confrontaciones que fueron llevando a los cambios o retrocesos que quedan instituidos en las fechas; o sea las fechas son la institución de los cambios no el cambio en si.  

Del otro mito, de culpar de la violencia que se vive en el país al peronismo del 45 al 55, de esa zoncera de la argentina pujante del centenario, de sus terribles desigualdades, lo dejamos para la proxima

Related Posts with Thumbnails
 
Al cielo un barrilete. Design by Pocket