jueves, 2 de mayo de 2013

olor raro en la republica

jueves, 2 de mayo de 2013
Vivimos años de grandes cambios en la sociedad, años de confrontaciones sociales donde se pone en juego cambios importantes de paradigmas.

Hoy vivimos como el Peronismo logro retomar su lugar como gran agrutinador de las masas invisibilizadas. Con aciertos y errores levanta las banderas de la justicia social y guía nuevamente al país  como hace 60 años a cambios estructurales que quedaran impresos en el ADN de la sociedad.

Y como en aquel triste 55, las clases beneficiadas sobre la explotación del trabajador, y ante el dato abrumador del apoyo popular al Kichnerismo, despotrican ante lo que sienten como un avance sobre lo que les pertenece. Bajo el lema de la tolerancia, el consenso y la defensa de la constitución lo que en realidad piden y buscan es el fin de la profundización. 

Si los partidos de la oposición hoy llegaran al gobierno, sus medidas serian buscar retrotraer los logros de la sociedad, poner fin a la AUH (Asignacion Universal por Hijo), liquidar las acciones de la ANSES y por ende el fondo de sustentavilidad, terminar con una ANSES de inclusión y volver a una ANSES que funcione como seguro de retiro para los que menos necesitan en detrimento de los que mas necesitan, privatizar Aerolíneas e YPF, y regalar las reservas a la fuga de capitales. Hoy el plan de gobierno, las plataformas políticas de los partidos opositores con representación parlamentaria es desandar la década ganada.

Esta lucha de paradigma tiene mucho que ver con el individualismo como sostén del neoliberalismo. Donde la libertad pasa por el derecho de consumir televisores y celulares a precios de regalos sin importar que al ser importados destruyan la industria nacional o a comprar dolares libremente en detrimento de la moneda nacional. Una democracia donde la libertad de acceder al derecho de libertad queda blindada solamente a quienes tienen plata, a quienes pertenecen.. Una democracia que entra en confrontación al verdadero modelo de país que intenta implantar el Peronismo, un modelo solidario en donde la democracia y la libertad pasa por una construcción en conjunto.

Las sociedades son móviles, están vivas, por eso esta defensa cerrada no es por "cumplir" la constitución que tenemos, es por cerrar y no permitir que se cumplan los cambios que la sociedad empuja a que el estado institucionalice. La negación a la democratización judicial no es en contra a que los proyectos sean malos, es por evitar a toda costa que el pueblo pueda presione a la justicia, es por defender que las corporaciones sigan siendo los únicos que pueden presionar al poder judicial.

Olor raro en la república. Es hora de sincerarse, república, democracia y libertad no significan lo mismo para todos. Nos quieren vender palabras abstractas en los discursos opositores, y nuestra firmeza es evitar y no caer en el vació planteado porque son palabras cargadas de ideologías.




Related Posts with Thumbnails
 
Al cielo un barrilete. Design by Pocket