jueves, 20 de mayo de 2010

LA MARCHA DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS

jueves, 20 de mayo de 2010
Hoy decidí escapar por unas horas de la monotonía y aburrimiento del trabajo para acercarme al mediodía a la esquina de la 9 de Julio y Avenida de Mayo. Donde juntos con muchos compañeros nos juntamos en apoyo a la marcha de los Pueblos Originarios.

Distintas organizaciones sociales como individuos movidos por una conciencia ciudadana participativa juntos a los hermanos invisibles de la tierra nos dirigimos a la playa de Mayo.

Lamentablemente no pude quedarme con ellos y tuve que volver a la oficina, pero aunque sea por unas horas acompañe en cuerpo y alma. desde mi humilde ser los acompaño en esta larga lucha silenciosa por ser respetados y reconocidos.

Que mejor que las palabras de un grande como Norberto Galasso para entender esta reivindicación por sus derechos no respetados a traves de tantos años.

Vuelven como una muralla - Por Norberto Galasso

La presencia de los representantes de los pueblos originarios, en los festejos del Bicentenario, significa una reivindicación que ha sido largamente ninguneada por los gobiernos. Ahora, este reconocimiento implica un acto de justicia que se hunde en las entrañas más profundas de nuestra historia. Aquellos que fueron víctimas de la represión y la muerte, de la discriminación y el vituperio, cuyas culturas y costumbres fueron ignoradas y marginadas, cuyas lenguas fueron amordazadas y cuyo espíritu se intentó destruir aplastándolo con capas inmensas de europeísmo y yanquismo, vuelven otra vez a participar como en los viejos tiempos de las luchas heroicas.

Vuelven como cuando eran muralla para los ejércitos absolutistas que pretendían invadirnos por el altiplano, como cuando impedían las prepotencias portuguesas en el nordeste arengados en guaraní por Andresito Artigas, de igual modo al de los caciques que ofrecieron veinte mil lanzas en 1806 para expulsar al invasor británico, en aquellos tiempos “del caminos del indio/ que andaba de sur a norte, la raza vieja/ antes que en la montaña/ la Pachamama se ensombreciera”, como dijera Atahualpa Yupanqui.

Vuelven sin concesiones, con sus leyendas y sus ritos, con sus idiomas y sus costumbres, sobreviviéndose al despojo inicuo de que fueron objeto, para incorporarse a las luchas populares que ansían continuar aquella revolución inconclusa del año 10, cuando Moreno peleaba porque no fueran discriminados en los regimientos , cuando Castelli los arengaba desde las ruinas de Tiahuanaco proclamando que todos los hombres eran iguales y se acababan los tributos y la expoliación y cuando San Martín proclamaba orgullosamente: “yo también soy indio”. Vuelven de duras luchas, cuando a partir de 1820 se reinició la desenfrenada conquista blanca que llegaría hasta 1885, que con sangre y represión, llevarían los alambrados y escrituras que implantaron la propiedad privada sobre las tierras comunitarias.

El Bicentenario alcanza así la verdadera expresión de un pueblo en marcha –donde se mezclan negros, indios, mestizos, inmigrantes y descendientes de inmigrantes- para construir, por fin, aquella Patria libre y justa por la cual tantas veces corrió sangre en nuestra América morena.

2 comentarios:

Roca genocida dijo...

Es muy gracioso que hoy los peronistas, digo los de nuestra generación, se enorgullezcan de esta marcha pero te acordás del llamado "Malón de la Paz" que escondio Perón, interesante para escribir algo.
Un saludo compa.

PC dijo...

es verdad es un tema muy interesante, por eso por lo menos yo no defiendo a muerte a Peron, ya que es un personaje crucial de la historia argentina, con asiertos y errores que merecen varios analisis.

Ahora lo interesante es ver que señales va a dar como respuesta el gobierno, ya que por lo que pude interiorizarme, varios de los reclamos que recibio de estas organizaciones era el cumplimiento de leyes ya existentes que no se cumplen.

Related Posts with Thumbnails
 
Al cielo un barrilete. Design by Pocket