jueves, 12 de febrero de 2015

Está en juego quién ejerce el poder

jueves, 12 de febrero de 2015
2015 ¿fin de ciclo? La firmeza con que el gobierno supo navegar los mares tempestuosos geopolíticos durante el 2014, y la realidad de una calma que nadie supo pronosticar ni quiso ver, demuestran que las corporaciones mediáticas, más que informan rezan para que sus deseos se cumplan, rezo que lleva más de días, años esperando un milagro. Para peor la calma navideña, y la falta de los tan repetidos y esperados saqueos fue un balde de agua fría para sus posibles fieles presidenciables.
Hoy más que nunca vemos el regreso de la unión democrática digitada desde la embajada de Estados Unidos en una desesperada necesidad de que el Kirchnerismo, verdadero heredero de Perón, deje por fin el gobierno. Uno se pregunto cómo puede ser que la UIA o la SRA, quienes más han ganado durante este proceso político, sean bastiones combativos de este gobierno, terriblemente opositores a las políticas de crecimiento industrial que se han llevado adelante. Y la respuesta es que son opositores porque no aceptan la perdida de decisión o poder fáctico que supieron ejercer sobre el estado antes de que los Kirchner lleguen a la presidencia. Son opositores a un estado que ejerza su presencia, que controle, y sobre todo que distribuya, que se de el derecho de discutirles las altas rentabilidades, un estado que se ubique junto a las mayorías. En síntesis un estado populista.
Luego del desgaste lógico y esperable de 12 años de gobierno, de un proceso político que sobresale por su personalismo, como todo Peronismo, y sobre todo llevar un proceso político que supo sostener su ímpetu en la movilización del pueblo y de una militancia que envidian todos los demás partidos políticos, desde la derecha a la izquierda, el Kirchnerimo sigue demostrando ser la primera fuerza política del país.
Con errores y aciertos, el Peronismo tiene una ventaja inmensa sobre el resto de los proyectos políticos, es el único que apunta a sostener aquellas banderas Peronistas, justicia social, independencia económica y soberanía nacional. El resto, hoy más que nunca demuestra una posición de sumisión ante la embajada norteamericana, sumisión ante la UIA, ante la SRA, y sobretodo a un estado liberal.
Es la confrontación que vivió el país desde su nacimiento y que supo poner en blanco Perón, un estado que defienda la propiedad privada o un estado que defienda los derechos del pueblo, las masas, el populacho, el gaucho, los cabecitas negras, los trabajadores, los sin nombre.
Nadie hoy disputa ese lugar con el kirchnerismo.

Pablo Campos
Related Posts with Thumbnails
 
Al cielo un barrilete. Design by Pocket