martes, 27 de octubre de 2015

GRACIAS NESTOR

martes, 27 de octubre de 2015

 
Hace cinco años me encontraba en mi casa con mi esposa consternado por la noticia. nos dejaba quien en cuatro años nos dio esperanzas, nos mostro un camino, realizo aquellos sueños que venían desde la juventud de mi viejo, y que parecía que traspasarían la mía  si dejar de ser solo sueños.

La mire a Silvina, y le dije me voy a la plaza, un ímpetu que aun hoy no tiene racionalidad, me empujaba desesperadamente por abrazar junto a miles de personas a Néstor. Esa Plaza tan castigada, pero también tan amada.

Las casualidades no existen, y esa noche junto a mi viejo y nuestros sueños hechos realidad te abrazamos y te agradecimos por tanto.
Luego no fui a la Casa Rosada a despedirte, no por falta de ganas pase muchas veces por la Plaza de Mayo en esos días, pero no pude. Eso si te seguí bajo la lluvia en tu regreso al sur y escribí estos versos que recientemente tuve el gusto de leer en ese hermoso sueño que es el Centro Cultural Kirchner:
 
Miraba mis zapatos mojados
mientras esperaba
despedir su ausencia
Camine cuadras
y cuadras
hasta detenerme
en una espera impulso
Vi algunos paraguas
caras
rostros
esperas
En la espera recuerdo
aquella primera noche en la plaza
y me pregunte
porque no fui luego a la casa rosada
Aplausos
gritos
y vivas
me despertaron
de los recuerdos
y las preguntas sin respuestas
A su paso
se percibía
el cielo entristecido
Lo abrase
largo y en silencio
y lo acompañe
lo más que pude
lo necesario
Las crónicas hablan
de miles a su paso
raro
solo puedo recordar
su  silueta alejándose
bajo un manto de lágrimas
Desde que se está yendo
por aquí
le debemos que también
florece la lluvia en primavera
Aquí seguimos Flaco, creyendo que vale la pena soñar, sabiendo que los sueños pueden transformarse en realidad
Related Posts with Thumbnails
 
Al cielo un barrilete. Design by Pocket