lunes, 5 de octubre de 2015

Saavedra se Lee

lunes, 5 de octubre de 2015

Volver, siempre se está volviendo al barrio.  Este domingo tuve el gusto y placer de ser parte de una hermosa jornada en Parque Saavedra, donde música,  poesía y poesíamúsica abrazaron al parque. Porque Saavedra no se enreja no se tapa con cemento.

Saavedra es una de esos barrios cuyas fronteras varían según los mundos y las dimensiones que lo atraviesan. Sus límites impuestos por quienes tienen la necesidad de limitar todo nunca  lo entenderán. Ayer al micrófono nombraba dos ejemplos, Platense y quien les escribe. Platense porque sí, porque es Saavedra, porque en esa cancha baja del cielo el Polaco con cada partido, a mi no me vengan con que eso es provincia, es Vicente Lopez,  porque Platense es Saavedra y no hay con que darle. Y yo, hijo adoptivo del barrio, viví una hermosa infancia y adolescencia a orillas de la cancha, fui testigo de aquel equipazo que durante años y batallas mitológicas esquivo al descenso hasta que el Rey nos bajo el pulgar enviándonos a este largo purgatorio. Durante esos años las más bellas caminatas las he tenido en este barrio en ese parque tan cambiante lleno de dioses. Saavedra siempre me invito a su mundo, y …nunca pude negarme a tan digna invitación.

 Y conmigo tuve que llevarlo al viejo, aquel cabron y cascarrabias, que en este Barrio peleo la última de sus revoluciones en aquellos lejanos noventa. Con Ernesto Garabato y junto a otro grupo de locos sentimentales crearon una resistencia al neoliberalismo reinante, historia digna de algún día ser escrita como una de las páginas más gloriosas de Saavedra.

Uno al ver el cielo podía descubrir a la poesía bailar al ritmo de la música, no se sabía quién abrazaba a quien, si nosotros a Saavedra o Saavedra a nosotros. Lo que sí puedo asegurar es que escondido detrás de un árbol me pareció ver a Saavedra feliz.
Related Posts with Thumbnails
 
Al cielo un barrilete. Design by Pocket