lunes, 5 de noviembre de 2012

una noche donde los vivos y los fantasmas se cruzan

lunes, 5 de noviembre de 2012



Donde los vivos y los fantasmas se cruzan

¡Viva la noche!
Las estrellas silban avisando que llegaron,
la luna se asoma por la ventana
y nos invita a jugar,
loco mi abuelo me llama desde la terraza
¡Dale!
¡Veni!
¡Subí!
y remonta un barrilete.
Subo los escalones
subo los escalones y dejo atrás…
dejo atrás la terraza
dejo atrás un sueño
dejo atrás al tiempo…
¡Dale pibe, que esperas, subí!
Llego transformado en niño,
toma mi pequeña mano
libera lentamente el piolín del barrilete,
lo vemos alejarse
abrazar a las estrellas,
y cuando por fin desaparece
siento mi mano vacía.
Es hora de despertarse pibe,
te espero mañana.

Epitafio a una de tus muertes

Con una puteada a la muerte
te aferraste a la vida
y corajudo hasta el final, partiste.

Cabrón como pocos,
nos regalaste un último firulete
y con la sangre en el ojo
nos dejaste.

Aquí queda un ajedrez vacío
un mate que se enfría
los hijos
y los hijos de los hijos

Yo aun te espero.

 Visita al cementerio de Chacarita

El día más triste fue el día que te fuiste, el día que te lloramos.
No recuerdo como me entere, no recuerdo donde estaba, ni que hacia.
Recuerdo una tarde nublada pero pudo haber sido soleada, no lo sé.
Recuerdo un cementerio con sus portones inmensos, preparado a devorarte.
Recuerdo muchas miradas, recuerdo una caja vacía, recuerdo mi negación a que en la caja estabas vos.
Me recuerdo junto a otros, otros que no recuerdo, que no tienen rostros, llevando una caja vacía.
Recuerdo un crematorio con su boca llena de fuego, recuerdo mis lágrimas.
Recuerdo que nos fuimos con otra caja vacía, pero más pequeña.
Recuerdo, eso sí, que no estabas.

Pablo Campos
Related Posts with Thumbnails
 
Al cielo un barrilete. Design by Pocket